24.9.07

%

Estuve trabajando en una empresa donde me exigían el 100%, pero no siempre: a veces era el 110% o el 120%. Yo, claro está, hacía lo que podía: tenía días en que no pasaba del 117%, y otros en que a duras penas llegaba al 100%, un 100% raspado. No importaba: ellos hacían la vista gorda, como si mi entrega fuera invisible, o como si se la sudara al 300%.

Recuerdo un día en que no pude dar más que el 94%, y otro en que sólo di el 91%. En ambas ocasiones me dieron un toque de atención: según ellos, no habían recibido más que el 47% y el 38%, respectivamente. Mi moral bajó hasta el 23% (ni en las rebajas del Corte Inglés).

Hasta el viernes pasado, cuando recibí un chute inesperado de moral: ya voy por el 76%, y subiendo.

10 comentarios:

MANCINI dijo...

En verdad, es inenteligible el texto. Habría que estar promediando, por ejemplo, la producción de balones o de un producto contable para medir los porcentajes arriba enunciados. De veras, ¡no se entendió nada! ¿Cómo así que uno desperdicia semejante oportunidad --¿la única?-- de que lo lean, y no se hace entender?

al dijo...

Supongo que quiere decir ininteligible.

LORENZO PARACHOQUES dijo...

Sí. yo quise decir ininteligible, pero me falló la mecanografía. Y no es que no tenga aptitudes para tipear, sino que tengo un dedo cortado. Precisamente el dedo del corazón de la mano derecha. En verdad, ese apéndice no es que se use mucho, por lo menos en mi paìs. En cambio sí veo que tiene constante uso en España, donde, no sé por qué, muchos varones lo emplean para hundirlo en la parte donde el intestino grueso alcanza la luz. No digo que la luz pública, pero sí fisiológicamente la luz. Y veo a muchos españoles en ese plan: urgándose con cierto placer, exactamente ahí, donde la espalda pierde su casto nombre. Y es que los veo que se introducen el dedo, pantalón de por medio, con evidente fruición. ¡No les importa que quienes no tenemos ese hábito les veamos hundiéndose a fondo el dedo central y luego lo huelen. ¿por qué será ese placer, tan cercano a la coprofagia? ¿Ah? ¿Alguien me lo puede explicar?

josé miguel dijo...

¿Has visto o han visto tus promediadores la película El número 23? Todo está conectado con esa cifra.

Quizá enloquezcan si la ven ellos.

al dijo...

Pues no la he visto.

quim dijo...

Pues,curiosamente, mi jefe, que suele llegar cargado al trabajo, siempre da 0,0%.

al dijo...

Eso es que le da mucho al yogur 0% de fresa.

andres dijo...

¿?
queppppasa schat
¿?

**
O


enk.iuhu.le.hes

ariadna dijo...

desaparezco una semana y no entiendo nada... pero celebro que tu porcentaje interno esté subiendo :)

al dijo...

Gracias, Ari.

(Tenemos a un grupo de criptógrafos trabajando en ello.)