28.9.16

El hombre del frac (Cronología de los hechos)



1999: Escribo una pieza de teatro breve. Una tragedia. Más o menos.

2012: La convierto en una obra larga. Una comedia. Más o menos.

2015: Varias reescrituras después, se hace una lectura dramatizada en el IATI Theater de Nueva York. El día de San Patricio.

2016: El hombre del frac se estrena en El Montacargas de Madrid. Dirigida por Luz Altamira. Protagonizada por Andrés Barahona y Álvaro Ramos. Dos únicas funciones: 30 de septiembre y 1 de octubre, 21.00.

No os demoréis (guiño guiño), que quedan pocas entradas.

25.6.16

III Laboratorio de Escritura Teatral: El libro


Después de una larga espera (larga para mí, al menos), por fin ha aparecido el libro que reúne las obras de teatro del III Laboratorio de Escritura Teatral de la Fundación SGAE, dirigido por Pere Riera entre enero y junio de 2015. Son cinco textos maravillosos de Paco Bezerra, Zo Brinviyer, Arturo Echavarren, Fernando Epelde e Iñigo Guardamino, además de Betún, monólogo escrito por un servidor.

Como no tengo palabras para describir la emoción que me supone este lanzamiento, y para evitar que el post quede muy corto, voy a volcar parte del texto que presenté a la Fundación SGAE en noviembre de 2014:

Las motivaciones

En abril de 2012, el actor Pep Garcia-Pascual me propuso escribir un monólogo a partir de una premisa concreta: Pep Guardiola, el entonces entrenador del Fútbol Club Barcelona, da una conferencia para empresarios extranjeros sobre “la forma de ser de los catalanes como factor clave para alcanzar el éxito deportivo y empresarial”. El texto se titularía Pep Talk y sus primeros espectadores iban a ser, en efecto, extranjeros: antes de recalar en Cataluña, la obra se pudo ver en Dublín y en el festival Fringe de Nueva York.

En el verano de 2012, el actor David Planas me encargó otro monólogo. La premisa era más abstracta: quería un texto sobre la identidad catalana. El resultado fue Pau I el Conqueridor, una comedia protagonizada por un catalán que se autoproclama rey con el objetivo de conseguir la independencia de Cataluña. La coincidencia entre ambos encargos me resultó inquietante. No tanto por la similitud temática (después de todo, la “cuestión catalana” estaba, y sigue estando, en el aire) como por el hecho de que hubieran pensado en mí, alguien que a dos días de la consulta del 9-N todavía no tiene claro qué opción votará.

Cuando le comenté esta coincidencia a Jordi Casanovas (autor de la trilogía compuesta por Una història catalana, Pàtria y Vilafranca), me dijo que podía escribir una trilogía. Aunque al instante deseché la sugerencia, no conseguí quitármela de la cabeza y durante un año me estuvo rondando una idea: el personaje no debía ser catalán, sino un inmigrante, alguien que aportara un punto de vista exterior y distanciado sobre Cataluña. Podría ser un personaje real (como en el caso de Pep Guardiola) o ficticio (como en el de Pau I). Y en esas estaba cuando, un buen día, la actriz Marta Corral me soltó cuatro palabras: “El Negre de Banyoles.” De repente, lo que había sido una idea difusa se convirtió en una obsesión: ¿podría escribir una obra sobre la Cataluña del siglo XXI protagonizada por un bosquimano del siglo XIX que durante el siglo XX había permanecido disecado y expuesto en un museo de Banyoles? Uno de los momentos de mayor efervescencia de la identidad catalana visto a través de los ojos de cristal del representante de una cultura desaparecida, alguien cuya propia identidad sigue siendo un misterio (ni siquiera hay consenso sobre si era bosquimano o bechuana): de entrada, parecía una provocación. Y no sólo lo parecía: a mí me provocó. Me provocó muchas dudas, muchas contradicciones, muchas inseguridades… y una sola certeza: acabaría escribiendo ese texto.

Una certeza que se reafirmó a medida que me fui sumergiendo en el tema, sobre todo con la lectura de dos libros: La niña que creó las estrellas. Relatos orales de los bosquimanos |xam, de José Manuel de Prada-Samper, y El negre i jo, de Frank Westerman. El primero es una selección de cuentos de la tradición bosquimana; el segundo, una investigación periodística sobre el Negro de Banyoles. Estas lecturas me deberían ayudar a construir el personaje y la historia a partir de dos ejes: el trasfondo mitológico, por un lado, y el trasfondo histórico, por el otro. Y aún me faltaría un tercer eje: la parte de la ficción; es decir, la historia del bosquimano en la Cataluña del siglo XXI. Con ésta buscaría un equilibrio entre el género fantástico (el personaje es un muerto viviente) y el picaresco (el personaje narra sus propias peripecias “con una visión amarga y moralmente crítica de la sociedad de la época”*). En este sentido, el bosquimano revivido será un Lázaro de Betania y de Tormes que ha viajado en el tiempo para encontrarse con un mundo que le resulta ajeno; y no sólo en Cataluña: también se sentirá extranjero en su Kalahari natal. Sin embargo, él seguirá adelante en busca de una identidad a la que aferrarse y de una tierra donde empezar de nuevo. Una tierra donde algún día pueda ser enterrado de una manera definitiva.

* De la definición de novela picaresca, tal como aparece en el avance de la 23ª edición del Diccionario de la RAE.

22.5.16

Tots els fills



El 11 de junio de 2003, los lectores del horóscopo de un diario gratuito se tropezaron con una extraña frase: "Todos los hijos de puta de este signo serán acuchillados". Más de una década después, aún no sabemos si aquello fue obra de un redactor del periódico o de un pirata informático.

Este es el punto de partida de Tots els fills, una pieza breve que se puede ver en la sala 4 de Microteatre Barcelona hasta el 29 de mayo. Como aún falta una semana para el día 29, la frase anterior tiene un poco de predicción (no astrológica).


TEXTO: Alberto Ramos
DIRECCIÓN: Alberto Díaz
INTÉRPRETES: Jordi Domènech (Hombre), Jordina Sarlé (Mujer)
ESCENOGRAFÍA: Alberto Díaz
ILUSTRACIÓN: Anna Sarlé
DURACIÓN: 15 minutos
FUNCIONES: Del 5 al 29 de mayo, en Microteatre Barcelona

14.12.15

Las mejores lecturas de 2015

Todas las listas son subjetivas, y esta no iba a ser menos. De hecho, esta es más. Lo reconozco: a subjetivo no me gana nadie. Por eso, y porque el Scattergories blog es mío, sólo he incluido lecturas de mis obras (y de las de un grupo de compañeros de extraordinario talento, aunque en este caso estoy siendo totalmente objetivo).

El orden de las lecturas es cronológico.

Los últimos días de Clark K.


Irene Arcos, Nico Gaude y Max Marieges. (Foto: Centre Cultural Blanquerna)

Lectura dramatizada: 5 de febrero en el Centre Cultural Blanquerna de Madrid.
Director: Pedro Casas.
Intérpretes: Max Marieges (Clark), Irene Arcos (Lois), Nico Gaude (Supermán) y Ana Lischinsky (Lana).
A estas alturas, todo el mundo sabe que Supermán y Clark son la misma persona. Pero ¿y si no lo son? ¿Y si el auténtico secreto de esa "identidad secreta" consiste en que ni es una identidad ni es secreta? En definitiva, ¿y si todo es puro teatro?
Más información sobre la obra: aquí.

El hombre del frac


Asier Kintana y Claudio Bandini, momentos antes de la lectura.

Lectura dramatizada: 17 de marzo en el IATI Theater de Nueva York, dentro del ciclo Cimientos 2015.
Director: Ignacio García-Bustelo.
Intérpretes: Claudio Bandini (Habitante) y Asier Kintana (Visitante).
Se produce un disparo. Momentos después, el habitante de esta casa recibe la visita de un desconocido: un hombre con frac, chistera y un maletín. Está huyendo de un sujeto disfrazado de pantera de dibujos animados que le reclama la liquidación de una deuda. El visitante no está en disposición de saldarla, por eso se esconde. El anfitrión involuntario también tiene cosas que esconder: una pistola, tal vez un cadáver.

Ésta es la historia de dos personajes que son a la vez cazadores y presas. Dos hombres que huyen continuamente, durante años. Pero es difícil huir de uno mismo.
Más información sobre la obra: aquí.

III Laboratorio de Escritura Teatral de la Fundación SGAE


Los autores que no se llaman Zo, tres meses y medio antes de la lectura. 

Lectura dramatizada: 14 de octubre en la Sala Berlanga de Madrid. Incluye fragmentos de las obras del citado laboratorio, dirigido por Pere Riera:
  • El pequeño poni de Paco Bezerra, 
  • Territorio madre de Zo Brinviyer, 
  • Nueve elefantes blancos de Arturo Echavarren, 
  • Crudo de Fernando Epelde, 
  • Un resplandor en el cielo del norte de Iñigo Guardamino, 
  • Betún de Alberto Ramos.
Director: Pedro Casas.
Intérpretes: Esther Isla, Javier Laorden, Antonio Liaño, Joan Carles Suau y Alberte Viveiro.
En el año 2000, el Negro fue expulsado de un museo de Banyoles. Ahora ha regresado, y tiene el firme propósito de empezar de nuevo. Pero ¿qué puede hacer un cazador bosquimano en la Cataluña del siglo XXI? ¿Dónde va a encontrar una tribu? ¿Y cómo va a buscarse la vida cuando lleva ciento ochenta años muerto y disecado? (Sinopsis de Betún.)
Más información sobre la obra: aquí mismo.

Els micromecenes


Anna Bertran y Borja Espinosa, durante el ensayo. 

Lectura dramatizada: 2 de noviembre en la Sala La Planeta de Girona, en el marco del V Torneig de Dramatúrgia Catalana del Festival Temporada Alta.
Intérpretes: Anna Bertran (Sílvia) y Borja Espinosa (Txema).
Txema es un artista en horas bajas. Sílvia es una política a punto de dar el gran salto dentro de su partido. Lo que el amor ha unido podría separarlo un tatuaje.
Más información sobre la obra: próximamente.

Muchas (muchísimas) gracias a todos.

25.7.15

Probando

Semanas atrás hice unas pruebas de guión para un programa televisivo. Uno de los ejercicios consistía en presentarte a la manera de un monólogo cómico.

Pergeñé esto:

“Publicitario, dramaturgo y autónomo residente en España. Soy un partidazo.” Esta era mi descripción en Tinder. Por motivos que desconozco no me dio resultado.

Trabajo como creativo publicitario desde que no tengo uso de razón. En algún momento me pareció que sería una buena idea: dinero a espuertas, bellas modelos a espuertas, un léxico variado a espuertas… Y lo era: era una buena idea. Era una idea genial (de Gran Premio del festival publicitario de Cannes, como mínimo). El problema es que no conseguí llevarla a cabo. Por un lado, estaba el tema del dinero. ¿Os he dicho que soy autónomo? Y por otro lado, el tema de las bellas modelos. Lo resumiré en una frase: Una vez, durante un rodaje, vi cómo se le salía la dentadura a la abuela de la fabada. (Es una anécdota verídica.)

Por fortuna, el tema económico y el tema erótico no eran los únicos alicientes; también estaba el tema creativo. Y es que la publicidad te permite dar rienda suelta a la imaginación, dejarla galopar como una potrilla desbocada por las llanuras de la fantasía… y ver cómo se estampa contra los muros de la incomprensión y los folletos de medicamentos para la dermatitis atópica.

De modo que no me quedó más remedio que buscar una vía de escape para mis ansias creativas. Así fue como, tras una serie de incursiones en el mundo del guión audiovisual (incluyendo varios encargos, ninguno remunerado), recalé en el mundo del teatro. Lo malo de esta vía de escape es que no conseguí escapar del todo: aún sigo con los anuncios. Pero lo llevo bien. En serio, lo llevo genial. De verdad. Os lo juro por Rastreááááátor. Punto com. ¡Guau, guau!

Tal vez lo use como introducción en mi perfil de LinkedIn.

14.3.15

El hombre del frac (1999)



Si hace 15 años y pico alguien me hubiera dicho que aquella especie de texto teatral que había empezado a escribir se estrenaría el 17 de marzo de 2015, a las 7 de la tarde (hora local), en el IATI Theater de Nueva York, en forma de lectura dramatizada y con dirección de Ignacio García-Bustelo, la conversación habría continuado tal que así:

VISITANTE: ¿No me cree?
HABITANTE: Sí que le creo. Lo que pasa es que ahora tengo una duda. Ahora no sé si debo llamar a la policía o al manicomio.
Imagen: Íñigo Aranburu.

4.2.15

Supermán vuelve (a Madrid)



Pues sí. Seis años después de la presentación del primer Premio Bubok de Creación Literaria, en el que Los últimos días de Clark K. quedó finalista, esta mi primera obra de teatro vuelve a Madrid.

El día: mañana jueves. La hora: las 7 de la tarde. El lugar: el Centre Cultural Blanquerna (calle Alcalá, 44). El reparto: Max Marieges (Clark), Irene Arcos (Lois), Nico Gaude (Supermán) y Ana Lischinsky (Lana). El director: Pedro Casas.*

Madrileños, os espero. Y espero que la obra no tenga que esperar 6 años más para regresar (codazo-codazo-guiño-guiño desesperado a las salas de teatro capitalinas).

* Actualización: 7/2/2015.