18.7.07

Fnac blues (Norwegian Wood)

El guardia de seguridad inspecciona el libro. De poco sirve que el cliente le asegure que lo traía puesto de casa.

–Aquí venden libros –arguye el guardia–; también podrían vender éste.

7 comentarios:

persephone dijo...

¿Un libro? ¿De casa?
¡Venga ya, hombre!

al dijo...

Te lo juro por Doraemon.

al dijo...

Dentro de poco, cada vez que queramos comprar ropa tendremos que desnudarnos a la entrada de la tienda.

persephone dijo...

Enhorabuena, Al. Acabas de descubrir un sistema infalible para que los hombres dejen de resistirse a ir de compras.

al dijo...

Personalmente, preferiría quedarme frente a la entrada del H&M.

persephone dijo...

¿?
No lo pillo.

al dijo...

Lo decía por no tener que entrar.