30.3.08

Procrastinación, amigo conductor

Dos verdades publicitarias al precio de una:

1. La publicidad es una profesión proclive a la procrastinación. Según James Webb Young, autor de Una técnica para producir ideas, el proceso creativo consta de cinco fases: la recogida de materia prima; la manipulación y elaboración de la misma; la incubación; el nacimiento de la idea (aka eureka); y el desarrollo de dicha idea. Pues bien, eso era antes; actualmente, no hay proceso creativo que se precie que no incluya una nueva etapa: la procrastinación. Aunque es fácil confundirla con la incubación, la procrastinación puede aparecer en cualquier parte del proceso; y no una, sino varias veces. De hecho, si el proceso del señor Young fuera un programa de televisión, la procrastinación sería los cortes publicitarios. Y con esto creo que ya está todo dicho. Y si me equivoco, echadle un vistazo a este vídeo, el cual lo deja bastante claro (bueno, lo dejaría mucho más claro si incluyera subtítulos):



2. La publicidad es una profesión proclive al encasillamiento. Pero no tanto al encasillamiento propio como al encasillamiento ajeno. Es decir: un mismo creativo puede estar compaginando la posproducción de un anuncio casposo para un anticaspa con la preproducción de un anuncio de cojones para unos condones; en cambio, ese mismo creativo jamás de los jamases se atrevería a rodar el anuncio de los condones con el mismo realizador que le acaba de rodar el anuncio del anticaspa.



Por cierto, los dos vídeos los ha realizado un tal Johnny Kelly (aunque la creatividad del segundo ha corrido a cargo de la agencia SCPF).

2 comentarios:

tequila dijo...

me ha encantado: muy bueno el primero y muy buenos tus comentarios.
un saludo.

sobreunanube dijo...

A mi también :-)