30.5.07

Síndrome de abstinencia


Desde que me fui de Brasil, no soy el mismo. En serio, me cuesta mucho contener el impulso de echarme a la calle para fotografiar farmacias.

Claro, que aquí también hay farmacias. Pero no es lo mismo.

5 comentarios:

perse dijo...

Je je...

James Joyce dijo...

No hay farmacias pero hay droguerías...

al dijo...

Cierto, pero no suelen tener nombres tan divertidos.

tete dijo...

prefiero el nombre en inglés: durgstore. tienda de drogas.
en santiago de compostela había una droguería a la que, ágiles de-mente, pusieron multidrogui.
definitivamente, mi favorita.
un saludo!!

al dijo...

Son los efectos del botafumeiro. ;-)