23.11.07

Paraguascrossing


En ocasiones pierdo paraguas. Bueno, en realidad no los pierdo: sólo me los dejo olvidados. La putada es que me los dejo olvidados fuera de casa. La reputada es que luego no recuerdo dónde me los he dejado olvidados; o lo recuerdo, pero también recuerdo que hay por ahí mucho amigo de los paraguas ajenos, lo mismo que hay mucho amigo de los bolis Bic ajenos, y de los mecheros Bic ajenos. (Curiosamente, hay pocos amigos de las maquinillas Bic ajenas.) Lo bueno es que nunca me los dejo olvidados cuando llueve.

Pero no soy el único. De hecho, los olvidadores de paraguas somos las segunda minoría étnica más mayoritaria del planeta (la primera es la compuesta por los amigos de los Bic ajenos). Y por eso, porque somos tantos, considero que este post debería ser considerado de interés multinacional. O internacional, o plurinacional. Pues este post es a las pérdidas de paraguas lo que Tena Lady a las pérdidas de orina. No es broma: si se siguen al pie de la letra las instrucciones de este post, es imposible perder un paraguas. Al menos, perderlo cuando no llueve (si alguien lo pierde cuando está lloviendo, que se lo haga mirar, por favor).

Instrucciones para no perder el paraguas:

1. Cuando llueve o parece que va a llover, coger el paraguas.

2. Cuando deja de llover, dejarlo tirado en cualquier sitio.

Repito: si se siguen al pie de la letra las instrucciones de este post, es imposible perder un paraguas.

Luego, si os encontráis un paraguas tirado en cualquier sitio, no penséis que su dueño se lo ha dejado olvidado. Nada más lejos de la realidad: simplemente, lo ha dejado tirado. Es más: lo ha dejado tirado para que vosotros lo cojáis, en especial si está lloviendo o parece que va a llover (ver instrucción 1). Más adelante, cuando deje de llover, lo podréis dejar tirado en cualquier sitio (ver instrucción 2).

Con este simple gesto, habréis contribuido a la práctica del paraguascrossing, una actividad que aspira a convertirse en el deporte mayoritario más minoritario del planeta (con permiso del planchado extremo).

9 comentarios:

ariadna dijo...

aja! me gusta lo del paraguas crossing. me apunto para los paraguas plegables y chiquititos, que son los que suelo perder. En cambio el grande heredado de mi abuela me cae tan bien y está tan feliz de que lo saque a pasear de vez en cuando que se me pega como un imán y no lo pierdo... propongo una acepción a tus normas: si te encariñas con tu paraguas él no te pierde a ti ;)

Eolo dijo...

"Hola, me llamo Eolo y hace dieciocho años que no soy un perdedor de paraguas". Así debería presentarme porque dejé de usarlos a los doce. Mi madre se hartó de comprarme un paraguas para cada vez que lloviera y me acostumbré a la lluvia sobre mi cabeza, lo cual es poético si se recibe con cierta sensibilidad, y una putada, si se tiene cierta facilidad para resfriarse.

al dijo...

Ariadna: Acepción aceptada.

Eolo: También es una miniputada si llevas gafas. Por eso me pasé a las lentillas. De hecho, si la gente no perdiera u olvidara los paraguas, no existirían las lentillas.

color lili dijo...

genial!!!! me encanta, aqui lo del velib' (bici en libre servicio) funciona de maravilla! y en la oficina el bic crossing tambien…

color lili dijo...

Me gusta tu propuesta Ari, y filosofia. Dar la vuelta para encontrar la solucion! Eso tengo que aprender en situaciones dificiles :-)
Lo ùnico es que en ese caso si otra persona se encariña de tu paragua, piensas que ese puede ser infiel ? Ahora voy a cuidar mas a mis Bic.

ariadna dijo...

oh! nunca lo había pensado... mi paraguas no practica demasiado el amor libre, ménage à trois sí cuando algún despistado anda sin paraguas :)

al dijo...

Color Lili: En BCN, el BiCiNg (imagino que es lo mismo que el Velib) parece que funciona. De hecho, es el único sistema de transporte público que funciona.

Ariadna: Gracias, ahora tendré muchas más visitas. ;-)

ariadna dijo...

lo imaginaba :)

color lili dijo...

hihihi! pues mis boligrafos Bic son muy infieles y con todo el mundo ademas ,los ùnicos a ser completamente fieles son los Staedtler, demasiado profesional y especialisados!