8.11.07

La última frontera

Esta semana, los reyes de España se han liado la corona a la cabeza y han visitado Ceuta y Melilla, lo cual no ha sentado demasiado bien en Marruecos.

Me pregunto qué pasará cuando les dé por visitar Llívia.

8 comentarios:

quim dijo...

Que no les sentará nada bien a los Borjamari de
Baqueira.

al dijo...

Ni a los Pocholos de Beret.

al dijo...

A propósito del título del post:

"Esto es el espacio. A veces lo llaman la última frontera.
"(Cosa que no deja de ser una tontería, claro, porque no se puede tener una última frontera, no sería fronteriza con nada. Lo más que puede llegar a ser una frontera es 'penúltima', y gracias)."

(Terry Pratchett, Imágenes en acción)

paris dijo...

tema interesante, la frontera.

segun mi, es cierto que exista una ultima frontera, en el sentido de la ultima que se haya puesta. donde se ha llegado. siempre hubieron.
y tambien, creo yo, existe, una ultima frontera ideal -y en esto contraddigo la citacion que reportas. la ultima frontera ideal -o transcendente- es el punto despues del cual podemos imaginar que no haya nada mas. la frontera ultima y final.
la de la conciencia, del tiempo, del universo...

los terminos, en fin, son dos: lo relativo y lo absoluto, y ambos existen, dado que podemos considerarlo y con las debida reflexion comprenderlos.

cae bien recordar "odisea en el espacio" y el viaje terminal del piloto, que tira todo recto y al maximo, llegando tan lejos de volver al principio y al punto de partida. sugiere mas de lo que se pueda decir en pocas palabras.
un saludo

Lost in the middle dijo...

Te dedico un comentario, pero sin traspasar ni la primera ni la última frontera, si es que alguna de las dos existe... porque visto lo visto, cualquiera sabe :P

al dijo...

Gracias, Lost. Las fronteras acaban donde empiezan las ONG.

color lili dijo...

Basta de fronteras, viene la hora que arreglan las vias de trenes al mismo tamaño y que pongan el TGV hasta Barcelona, please!!!… o hago la huelga!

al dijo...

Me parece que primero tienen que solucionar unos pequeños problemas técnicos que han surgido por culpa del TGV de Madrid.