16.11.06

Detrás del anuncio

CUENTAS: Buenos días, señor Campoviejo. Dígame.
CLIENTE: Verás, he buscado en Internet la canción del anuncio…
CUENTAS: Ajá… ¿Qué anuncio?
CLIENTE: ¿Qué anuncio va a ser, hombre de Dios? El mío.
CUENTAS: Ah, sí, claro. Qué tonto. ¿Sabe…? A mi abuelo le encanta. Se ha aprendido la canción, y todo.
CLIENTE: De eso quería hablar.
CUENTAS: ¿De mi abuelo?
CLIENTE: No, de la canción. Decía que la he buscado en Internet…
CUENTAS: ¡Qué casualidad! Mi abuelo se ha apuntado a un curso de Internet para la segunda edad.
CLIENTE: Será la tercera.
CUENTAS: Sí, eso. El otro día me enseñó su blog… Un momento, que tengo apuntada la dirección.
CLIENTE: Decía que he buscado la canción…, quiero decir, la letra de la canción, y he visto que al final…
CUENTAS: ¡Ah, aquí está! Apunte: hache te te pe, dos puntos, barra barra…
CLIENTE: … que al final dice “brindo hasta la cirrosis por la vacuna del sida”. ¿Te das cuenta? “Hasta la cirrosis.”
CUENTAS: Ajá…
CLIENTE: ¿“Ajá”? ¿Sólo “ajá”?
CUENTAS: No: ajá punto, blospot acabado en te, punto con.
CLIENTE: Haz el favor de escucharme, por el amor de Dios… ¡QUE ESTAMOS HACIENDO APOLOGÍA DE LA CIRROSIS EN UN ANUNCIO DE VINO!
CUENTAS: Perdón, no le entiendo… En el anuncio no hablamos de la cirrosis.
CLIENTE: No, pero en la letra de la canción…
CUENTAS: Esa parte no aparece en el anuncio.
CLIENTE: Ya, pero la gente que conozca la canción…
CUENTAS: ¿Ésos? Ésos son cuatro borrachos cirróticos.
CLIENTE: ¡Un momento! ¡No te consiento que hables así de mis consumidores!
CUENTAS: Perdón, yo sólo…
CLIENTE: Ni perdón ni *#$%† con calimocho. Ahora mismo me estáis cambiando la canción.
CUENTAS: Pero… las copias de emisión…
CLIENTE: Que me la cambiéis, corcho.
CUENTAS: …
CLIENTE: ¿Entendido?
CUENTAS: Sí, señor. Pero…
CLIENTE: Sin peros.
CUENTAS: ¿Quiere alguna canción en especial?
CLIENTE: Hombre, los creativos sois vosotros. ¿No?
CUENTAS: Bueno. En realidad, los creativos son los creativos.
CLIENTE: Entiendo.
CUENTAS: Señor Campoviejo, ¿qué le parece si le ponemos aquella canción…?
CLIENTE: ¿Qué canción?
CUENTAS: Sí, aquélla… La que dice “con el pipiripipí, con el paparapapá”… ¿Sabe cuál le digo?
CLIENTE: Ahora no caigo. ¿Me la puedes tararear?
CUENTAS: Ti ti titiritití, ta ta tataratatá… ¿No le suena?
CLIENTE: Pues no. ¿Habla de la cirrosis?
CUENTAS: Para nada.
CLIENTE: Y los derechos de autor… ¿son muy caros?
CUENTAS: Qué va… Un par de millones.
CLIENTE: ¿De pesetas?
CUENTAS: No, de euros.
CLIENTE: En ese caso, no se hable más.
CUENTAS: …
CLIENTE: …
CUENTAS: Señor Campoviejo…
CLIENTE: ¿Sí?
CUENTAS: ¿Me puede pasar la dirección del blog de mi abuelo? Es que la he borrado por accidente.

3 comentarios:

Víctor Gil dijo...

Qué bueno, qué bueno....

Naia la Noia dijo...

Dios mio, cuanta verdad se esconde detrás de esta conversación. Yo las tengo a diario, salvando las distancias...
Muy bueno, genial.
¿que hay de la canción de Caja Madrid en el anuncio de la chica que baila en silla de ruedas, que fue usada hace unos añitos en el anuncio de la FAD del come-cocos?
¿Alguien se acuerda?
Solo oirla me viene a la mente el dibujito del cerebro... (confieso que me encantaba aquel anuncio... GAME OVER)

al dijo...

A mí me pasa lo mismo con la canción de los spots de Ausonia. Cada vez que la oigo, me acuerdo de la lluvia de enanos de la malograda Amena.