7.9.06

Inconvenientes de dormir con la ventana abierta

El aviso llegó ayer a media tarde: fonemas y morfemas absurdos de alguien probando un micrófono. Era el síntoma inequívoco de que por la noche me esperaba un baile o un bingo. Ningún problema, si no fuera porque yo tenía intención de dormir.

Me equivoqué. No hubo baile ni bingo. Hubo algo muchísimo peor. Justo cuando me estaba acostando, oí la voz. Me resultaba familiar, lo mismo que la (enardecida más que enardecedora) arenga. No tardé en identificar al vocinglero orador.

Afortunadamente, acabó pronto.

2 comentarios:

ariadna dijo...

jaaaaaaaajjajjajjjaaaaj
una verdadera historia para no dormir

al dijo...

Sí, un poco yuyu. ;-)