22.10.12

Tres meses llenando una sala de teatro de Madrid



No exagero. Los fines de semana del 31 de agosto al 15 de septiembre, y el miércoles 3 de octubre (en una función especial con motivo del aniversario de Microteatro por Dinero), la obra Yayoflautas lejanos, escrita por mí, llenó una sala de teatro de Madrid. Una sala muy pequeña, sí, pero con cuatro funciones al día. Todas llenas. Y en ocasiones con algún espectador de pie. Agosto, septiembre y octubre. Lleno absoluto. En Madrid capital.

Además de esta cuestión meramente numérica, cabe decir que en las tres funciones a las que asistí el público se reía. Esto es un dato positivo, tratándose de una comedia. Y completamente comprensible, habida cuenta de que Mercè y Eugenio tienen unas vises cómicas que ya quisieran para sí muchos actores de los que también llenan teatros.

Alguien podría decir que todos los espectadores eran amigos míos o de los actores o de Félix, el director, pero se equivocaría: además de amigos, muy buenos amigos, también había desconocidos, conocidos y famosos.



Dicho esto, sólo me queda decir, agradecido y emocionado, gracias por venir (valgan las redundancias). Y, a los que no vinisteis, aquí podéis descargaros el texto de la obra. Espero que os haga pasar un buen rato. Breve, pero bueno.

 

FOTO: © Lucila Rodríguez

4 comentarios:

Nata dijo...

Doy fe: yo me reí.

Desde entonces, lo he tomado por costumbre y lo sigo haciendo.

Alberto Ramos dijo...

Es una buena costumbre. Pero no conviene abusar.

(Gracias por reírte, Nata.)

Arenita Ryoku Depetate dijo...

Muchas felicidades :)

Alberto Ramos dijo...

Muchas gracias, guapa. :-)