17.7.11

Teatrorradio




Las bicicletas son para el verano es una obra de teatro de Fernando Fernán Gómez que, no contenta con dar el salto al cine, se dispone a dar el salto a la radio. Esto se llama radioteatro, o eso dicen. En realidad, la RAE sólo incluye una acepción: radioteatro es como llaman en Argentina, Bolivia y Uruguay a las radionovelas. Flashback: una vez, en Buenos Aires, fui con Camila a ver lo que creíamos que era una obra de teatro y resultó ser un programa radiofónico con público. En resumen: un lío transmediático.

Pero yo no he venido a hablar de la obra de Fernán Gómez, de la que sólo conozco su versión cinematográfica. Por cierto, el propio autor reconocía que prefería el cine al teatro porque no le gustaba que le miraran mientras estaba trabajando. Por tal regla de tres, infiero que preferiría la radio al cine. En cualquier caso, yo lo que quiero es hablar de Nit de ràdio dos punt zero, la nueva obra teatral de Cristina Clemente, autora de la inolvidable Volem anar al Tibidabo.

Como habréis adivinado, la acción transcurre en una emisora de radio a las tantas de la noche. Concretamente, durante la emisión (y en los minutos previos) de Ho busco però no ho trobo, un espacio de consultas. El público (el del programa) llama solicitando ayuda para buscar un triciclo de segunda mano y objetos por el estilo. Hasta aquí todo resulta muy fácil, Google mediante. Los únicos problemas que debe afrontar el equipo resultan ajenos a la naturaleza del programa. Pero son estos problemas precisamente los que se entrometerán en la emisión, como un troyano, alterando su dinámica, su filosofía y hasta su ética. Y entonces, lo que era un programa tan minoritario que el mandamás de la emisora apenas le prestaba atención (como sucedía con la teleserie de Saga, la novela de Tonino Benacquista), se convierte en… bueno, tampoco os lo voy a contar todo. Será mejor que lo veáis con vuestros propios ojos y lo oigáis con vuestros propios oídos. En la SALAFlyHard, hasta el 1 de agosto.

Información adicional para indecisos: Nit de ràdio dos punt zero es una comedia divertida y mordaz que no sólo enlaza el teatro con la radio, sino que además les da un buen repaso a las redes sociales. También las de Internet. Una obra que habla del éxito y el fracaso, los sentimientos y su instrumentalización (cómo me gusta esta palabra). El equipo artístico (Clara Cols, Pablo Lammers, Sergio Matamala y Alícia Puertas, y las colaboraciones de Blanca Caminal y las voces) y técnico están magníficos. Y el público sale satisfecho pero con ganas de más. Porque engancha. Engancha mucho.



Post postum. La interfaz de publicación de Blogger siempre incluye unas etiquetas de ejemplo. En su versión española son éstas: motocicletas, vacaciones, otoño.

FOTOS: © Roser Blanch

2 comentarios:

senilDion dijo...

Pues habrá que ir a verla, que ya le hemos cogido el gustito a la sala :-)

al dijo...

Pues tómate una copa de vino a mi salud (invito yo).