15.11.09

Mear en Barcelona


Sucedió una tarde, hace unas semanas. Volviendo a casa, tuve que dar un rodeo para esquivar a un niño vestido con una camiseta del Barça. La razón: el rapaz estaba orinando felizmente en la acera, bajo la mirada permisiva de su supuesto padre.

Al rebasarlo, pude oír cómo el presunto progenitor le echaba una bronca de compromiso.



Prueba realizada por especialistas. No lo intenten en sus casas.

IMAGEN: © Google Maps (hallada por Óscar Amodia).

Post postum. El Niño Meón y el Niño Melón no son la misma persona.

2 comentarios:

josé miguel dijo...

A mí me pasó lo mismo el otro día, lo que pasa es que niño no era niño, sino un señor, en toda regla. Nadie había quien le echra la bronca. Yo, por si acaso, miré para otro lado.

al dijo...

No sé por qué, pero la idea de ver a un señor abroncando a otro por mear en la calle me ha hecho pensar en Tip y Coll. Aunque ellos no harían esas cosas, por supuesto.