15.8.08

El libro apócrifo de los conejitos suicidas (4): Suicidio frustrado





El Capitán Calzoncillo, abanderado de las causas (y partes) nobles, siempre acude raudo donde lo necesitan.

Aunque no lo necesiten.

4 comentarios:

ariadna dijo...

¡¡¡¡¡ooooooh!!!!!, ¡¡¡ No estaba gordo, estaba cachas!!! qué haríamos sin el capitán calzoncillo...

ariadna dijo...

[pausa publicitaria: quien quiera un capitán calzoncillo para que le vigile el piso mientras se va de vacaciones o lo que sea, que contacte con el clubazul ]

claudia paredes dijo...

Conozco las bondades de Capitán! ...pero esta misión me ha dejado anonadada. (o ano-nadada, como prefieras)

al dijo...

Ari: Ni gordo ni cachas. Sólo está un poco chafado.

Claudia: Es que el Capitán anonada muy bien.

[Pausa publicitaria: ¿Quieres suicidar un conejito? Contacta con el Clubazul.]