4.5.08

El juego de Ende

En 2001, Carlos Ruiz Zafón publica La sombra del viento. Se ha escrito tanto sobre este libro que sólo diré una cosa: la mansión de la avenida Tibidabo acaba convertida en agencia de publicidad. Podría ser un espóiler, si no fuera porque en la avenida Tibidabo hay más agencias de publicidad que zapaterías tiene la calle Pelai. Por decir algo.

En 2002, Benjamín Prado publica A la sombra del ángel. El ángel es Rafael Alberti, poeta a la sombra (en ciertos recitales) de la guitarra de Joaquín Sabina.

En 2008, Carlos Ruiz Zafón publica El juego del ángel. El ángel no sé quién es, pero me apuesto una tarjeta de metro caducada a que le gusta el juego (y el vino, y tiene alma de marinero en tierra).

En 2009, Benjamín Prado podría publicar un libro titulado El juego del viento. Sería un acto de justicia poética.

8 comentarios:

emma woodhouse dijo...

Los caminos de la literatura son inescrutables querido amigo Al...


O es el capricho de los autores?


jijiji

Besos

Emma

ariadna dijo...

Me sumo a tu petición de justicia poética, al :)

Zero Neuronas dijo...

No deja de sorprenderme tu capacidad para descubrir estos detalles.
Por cierto, en otro tipo de justicia bloguera, te tengo enlazado en mi blog desde este largo fin de semana. No sé por qué no lo había hecho antes.
Saludos neuronales.

al dijo...

Emma, de los autores o de los editores.

Ariadna, un poco de justicia prosaica tampoco vendría mal.

Zero Neuronas, gracias por la sinapsis (con A).

martin dijo...

Cuando quedamos para quemar Sombras del viento??

al dijo...

Un momento, que pido presupuesto a la brigada 451.

Small Blue Thing dijo...

Y yo que creía que el pobre Alberti acabó a la sombra de su santa...

errante dijo...

jajajaja