25.5.08

Quien siembra gillettes recoge guillotinas

Alguien dijo (más o menos) que, si hacia el principio de una historia un personaje clava un clavo, hacia el final de la misma ese personaje se ahorcará con la ayuda de ese clavo. Es lo que los guionistas llaman planting (no confundir con el reciente plante de los guionistas norteamericanos).

Parece fácil, pero no lo es. Mejor dicho: parece fácil, pero lo es. Lo difícil es conseguir que el clavo no quede como un pegote. O sea, como un blu tack.

Un ejemplo de narración con blu tack es la película de aventuras que vi ayer, el título de la cual no desvelaré, pues no quiero hacerle publicidad encubierta a Swarovski. En dicha película, un personaje dice (más o menos): "Sólo se me daba bien la esgrima, pero no sirve para nada."*

Al oír semejante frase, yo (hipócrita espectador) recé por que, cuando al personaje se le presentara la inevitable ocasión de demostrar sus habilidades con la espada, sucediera algo así:



Pero no sucedió.

* El mismo personaje dice en otra escena (más o menos): "Su voz era mejor que un vaso de leche caliente." No es blu tack de nada, pero me hace gracia.

23.5.08

I Premio Blog de un Día (Cachipolla para los amigos)

Los jóvenes mueren antes de tiempo, canta Deluxe. Lo mismo se puede decir de los niños sin bautizar, que antes iban al limbo y ahora van al cine español de terror. Por no hablar de las cachipollas, esos insectos que sólo viven un día y que, hablando de bautizar, dan nombre interparentésico a un premio que se me ocurrió hace menos de veinticuatro horas.

Los premios Blog de un Día nacen con el propósito de rendir tributo póstumo a aquellos blogs que, por su corta trayectoria, jamás nos defraudarán.

A diferencia de otros premios por el estilo (gracias, Palomares), éste carece de logotipo. ¿Para qué voy a hacer uno, si ningún galardonado lo va a exhibir? (Si lo hiciera, ya no sería blog de un día.)

Otro hecho diferencial de estos trofeos es que sólo los puedo entregar yo. (Si algún premiado decide continuar la cadena, incurrirá en una paradoja de proporciones blogosféricas.)

Dicho esto, paso a entregar el primer Premio Blog de un Día (Cachipolla para los amigos) a una bitácora creada con el fin de "satisfacer las necesidades de palabros sonoros de Pau Donés, dado que a este paso va a acabar con el María Moliner":

Ayudemos a Pau, por su primera y última entrada "Pau te necesita", publicada por Davismiles el 13 de abril de 2007.

Enhorabuena, y sigue así.

14.5.08

Coser ampollas

Coser y cantar no es fácil. Para coser hay que saber coser. Para cantar no hay que saber cantar. Para cantar bien, sí. No para cantar y punto. O ganchillo. Pero cantar bien es otra cosa. Coser i cantar, dicen unos hombres de Mallorca llamados Antònia Font. Para ellos, cantar es bufar i fer ampolles: soplar y hacer botellas, como las que hacían otros hombres de Mallorca cuando, de camino a las Coves del Drac, nos dejamos olvidado a un amigo. Aunque soplar y hacer botellas tampoco me parece fácil (otra cosa es que te hagan soplar con varias botellas encima). No más fácil que coser o cantar bien. Podría hablar de la generación Sobrasada, qué merendilla. Pero no soy crítico literario. Por eso tampoco hablaré de El misteri de l'amor, novela prima del guía espiritual de los señores de Font. Por eso y porque aún no la he empezado (por el final). Apenas he leído el epígrafe que la preludia: "Tranquilos, vengo del futuro para traeros algo mejor." De todos los anuncios del mundo, ha tenido que acordarse de éste. El pasado me persigue, como Terminator. Y como el cuento 210, que ya llegará.

Esta entrada tampoco tiene concepto.

10.5.08

Un elefante más



Entiendo que mil diecisiete cuentos son muchos cuentos para leer, pero tampoco es cuestión de esperar a que hagan las mil diecisiete películas, ¿no?

Por cierto, ¿alguien se atreve a adaptar otro? Como podéis comprobar, el listón está por los suelos.

9.5.08

La primera web social de la historia

Un elefante se balanceaba
sobre la tela de una araña.
Como veía que no se caía,
fue a llamar a otro elefante.

Dos elefantes se balanceaban
sobre la tela de una araña.
Como veían que no se caían,
fueron a llamar a otro elefante.

Tres elefantes se balanceaban
sobre la tela de una araña.
Como veían que no se caían,
fueron a llamar a otro elefante.

Anónimo

4.5.08

El juego de Ende

En 2001, Carlos Ruiz Zafón publica La sombra del viento. Se ha escrito tanto sobre este libro que sólo diré una cosa: la mansión de la avenida Tibidabo acaba convertida en agencia de publicidad. Podría ser un espóiler, si no fuera porque en la avenida Tibidabo hay más agencias de publicidad que zapaterías tiene la calle Pelai. Por decir algo.

En 2002, Benjamín Prado publica A la sombra del ángel. El ángel es Rafael Alberti, poeta a la sombra (en ciertos recitales) de la guitarra de Joaquín Sabina.

En 2008, Carlos Ruiz Zafón publica El juego del ángel. El ángel no sé quién es, pero me apuesto una tarjeta de metro caducada a que le gusta el juego (y el vino, y tiene alma de marinero en tierra).

En 2009, Benjamín Prado podría publicar un libro titulado El juego del viento. Sería un acto de justicia poética.

2.5.08

Elegí mi propia aventura para empezar a fumar; o: Copas de tráiler para todos

Aquí un tráiler de un corto que no he visto, pero que promete: La aventura de Rosa, aventura cinematográfica de Ángela Armero. Yo también prometo: prometo verlo.



Y sigo prometiendo: prometo que nunca había tenido tantas ganas de ver a Fran Perea.

Por las siglas de las siglas*



No me extrañaría que el autor de este acrónimo fuera el mismo que cometió lo del AMPA (Asociación de Madres y Padres de Alumnos**). Un cachondo.

* Este chascarrillo se lo había oído al profesor de relaciones públicas, otro cachondo.

** Y alumnas.